Los isleños se quejan porque los precios son muy caros y están fuera de su alcance.


Decenas de cubanos entraron por primera vez el viernes a un concesionari de autos cero kilómetros, después que el Gobierno liberó la venta de vehículos nuevos.
Pero a un precio de 91.000 dólares por un pequeño Peugeot 206 pocos salieron al volante de un automóvil nuevo, un sueño todavía inalcanzable para la mayoría en esta isla de gobierno comunista.
leer más


More...